YOGA EN VALENCIA

El gozo inagotable



Dios es Gozo eternamente renovado. Él es inagotable. A medida que continúes con tus meditaciones a través de los años, te fascinará Su infinita ingeniosidad. Los devotos que, como tú, han encontrado la vía para comulgar con Dios jamás sueñan siquiera con intercambiar al Señor por cualquier otra felicidad. La seducción divina está más allá de toda posibilidad de competencia.

¡Qué pronto nos hastiamos de los placeres mundanos! El deseo de cosas materiales no tiene límite; el hombre jamás está completamente satisfecho y persigue una meta tras otra. Ese "algo más" que busca es el Señor, el único que puede proporcionarle gozo imperecedero.

Los deseos externos nos sacan del Jardín del Edén interno, ofreciéndonos falsos placeres que únicamente remedan la felicidad del alma. El paraíso perdido se recupera rápidamente a través de la meditación. Puesto que Dios es la "Eterna Novedad" inesperada, jamás nos cansamos de Él. ¿Podríamos saciarnos de la bienaventuranza, deliciosamente variada a través de la eternidad?

Swami Yukteshvar Giri

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: