YOGA EN VALENCIA

Se tu propio amo



El perfecto control de tus sentimientos te convierte en tu propio amo. Nunca te
conviertas en adicto a algo o te ates a algún hábito. Beber café no significa que seas su esclavo; pero si realmente lo necesitas, entonces no hay duda de que ese sentimiento te ha esclavizado. Tan pronto como digas, ‘No, no lo necesito,’ ese debe ser el fin de tu vínculo. Nunca dejo que nada me ate. Puedo comer y beber algo agradable y después apartar todo el deseo hacia ello; todo lo que podría pensar sobre ello se desvanece al instante. Empieza por olvidar lo que te gusta y lo que no te gusta. Y da el mismo entrenamiento a tus hijos. Estás malcriando a tus hijos cuando les dices, ‘¿Qué queréis comer? ¿No os gustan las espinacas? No tenéis que comerlas si no queréis.’ A través de esas indulgencias convertís a los hijos en esclavos de los sentimientos.

Puedes decir, ‘Si apartamos nuestros sentimientos, si dejamos de lado lo que nos
gusta y lo que no nos gusta, ¿No seremos como materia muerta, inútil para el mundo? ¿Es eso lo que Patanjali nos enseña?’ No. El nos dice que cuando tenemos control sobre nuestros sentimientos nos encontramos en nuestro verdadero estado.El verdadaero estado del alma es la felicidad, la sabiduría, el amor, la paz. El más feliz es aquél que disfruta cualquier cosa que está haciendo. ¿No es eso mucho mejor que dar vueltas por el mundo sin encontrar nada que pueda satisfacerte? Cuando te centras en tu propia naturaleza, disfrutas de cualquier trabajo con la alegría de Dios. Lleno con Su felicidad, realizas todas las acciones con igual alegría. Muchas personas piensan que los hindúes enseñan un tipo de aniquilación mental, el supuesto resultado de la supresión del deseo. Al contrario, el objetivo de la filosofía hindú es la felicidad permanente. No hay libertad ni felicidad en el hecho de dejar de existir. El mero hecho de pensar en ello es doloroso. Una alegría de la que no puedes cansarte es lo que estás buscando; y es lo que Patanjali enseña a conseguir, a través del establecimiento en tu propia naturaleza, el alma.

Paramahansa Yogananda

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: