YOGA EN VALENCIA

La Primavera




¡Tu palabra es sencilla, Maestro mío, pero no la de aquellos que me hablan de Ti! Comprendo la voz de Tus estrellas y el silencio de Tus árboles mudos. Sé que mi corazón ansía abrirse como una flor, que mi vida se ha ido llenando con el líquido amoroso de una fuente oculta.

Como pájaros de tierras de nieves solitarias Tus cantos vuelan a construir sus nidos sobre mi corazón. Aguardan a que lleguen los calores templados que traerá el mes de abril.
¡Soy feliz esperando la venturosa estación!

R. Tagore (La Cosecha, XV)

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: