YOGA EN VALENCIA

meditacion

El devoto perfecto

Escrito por yogaenvalencia 02-02-2013 en General. Comentarios (0)


El devoto instalado en Dios no tiene mala voluntad contra nadie. Mira a todos con amor y gran compasión. Considera que todos los seres son él mismo. No odia ni a un solo ser, ni aún a los que le hacen padecer intensos dolores. El que siente misericordia por la gente que sufre e intenta aliviar su miseria es un hombre compasivo. Se pone en el lugar del que sufre y siente el dolor en su propia carne. La misericordia es un atributo divino. Dios es omnimisericordioso. Si quieres estar en comunión con el Señor y deseas llegar a la Divinidad, tú también debes volverte omnimisericordioso.

El devoto perfecto garantiza la seguridad de vivir a todos los seres vivos. Es un Paramahamsa Sannyasin. Sólo un devoto así puede entender realmente los misteriosos caminos del Señor. Ve al Señor en todo. Ve al Señor en todas las criaturas. Por eso tiene visión ecuánime.

Es como el sol o el río. El sol derrama su luz igual sobre un palacio que sobre una choza. Cualquiera puede beber el agua de un río. Apaga la sed tanto de las vacas como de los tigres y los leones. Del mismo modo, las ideas de "yo" y "mío" no aparecen nunca en la mente del devoto. No tiene sentido de lo mío y lo tuyo. Es indiferente al placer y al dolor. No está apegado a los objetos agradables. No odia los objetos que causan dolor. Perdona tanto como la propia tierra. No le afectan los insultos, los ultrajes y las calumnias.

Sri Swami Sivananda

Voz de los Himalayas

Escrito por yogaenvalencia 21-01-2013 en General. Comentarios (0)



La causa de la muerte es el nacimiento.

La causa del sufrimiento es el placer.

La rectitud constituye la base de todas las religiones.

La rectitud es el sendero divino.

La felicidad es para aquél que es recto.

El deseo es pobreza.

La meditación es un proceso dinámico, vital y positivo. Transforma al hombre en Divinidad.

Sé bueno. Haz el bien. Sirve, ama, da, purifícate, medita, experimenta. Esta es la religión de Shiva. Esta es la religión de los miembros de la Sociedad para la Vida Divina.

Sé amable. Sé compasivo. Sé honesto. Sé sincero. Sé veraz. Sé valiente. Sé puro. Sé sabio. Sé virtuoso. Pregúntate: ¿quién soy yo? Conoce a tu Ser y sé libre. Este es el sumario de las enseñanzas de Shiva.

Dedica toda tu vida al Señor. Seguramente, Él te cuidará en todos los sentidos y no tendrás más preocupaciones.

La Vida Divina es una vida de amor, sabiduría y luz.

¡Despierta, oh aspirante! Haz una Sadhana (práctica espiritual) vigorosa. Quema todas las impurezas. Obtén la iluminación mediante la meditación.

Sri Swami Sivananda

La naturaleza de Brahman

Escrito por yogaenvalencia 08-01-2013 en General. Comentarios (0)


Salutación a Sat-Cit-Ânanda ParaBrahman, ese glorioso primer Perceptor, quien es auto luminoso, eternamente indivisible, puro, inmaculado, sin deseos, sin atributos, imperecedero, omnipresente, inmutable, sin comienzo ni fin.

Esta Realidad Última, que es el soporte del este mundo, del cuerpo, el prana, mente y sentidos, que es la fuente de los Vedas, la cual es todo-permanente y todo-penetrante, sin color, olor, sabor, nombre ni forma, ésta brilla eternamente.

Algo como un principio supremo indescriptible, que es imperecedero, no nacido, inalterable, imperturbable, inmóvil, el Uno sin segundo, prístino e infinito, ese Algo sólo existe.

Lo que no es corto ni largo, ni tanto como esto ni tanto como aquello, ni negro ni blanco, ni robusto ni delgado, ni bueno ni malo, Eso debe ser comprendido como Brahman.

Ni sutil ni denso, sin casta ni nombre, inmutable, inmortal, no maifestado, más allá del entendimiento y la palabra, Eso debe ser comprendido como Brahman.

Moksha Gîtâ (II,1-7)

Año Nuevo

Escrito por yogaenvalencia 30-12-2012 en General. Comentarios (1)


Por orden del Ser Indestructible, minutos, horas, días y noches están separados. Por orden del Brahman Inmortal, meses, años, estaciones y solsticios están separados. El que conoce a este Ser Indestructible es un sabio liberado o Jivanmukta.

El tiempo rueda. Lo nuevo se pone viejo y lo viejo se vuelve otra vez nuevo. Hoy es el Día de Año Nuevo, de lo más prometedor. Dios te ha dado otra oportunidad este año para permitirte luchar por alcanzar tu liberación. Hoy el hombre está. Mañana no está. Por lo tanto, aprovecha esta oportunidad de oro, lucha duro y alcanza el objetivo de la vida. Saca el máximo provecho de cada momento de este nuevo año. Desarrolla todas las facultades latentes. He aquí una oportunidad de empezar la vida nuevamente, crecer, desarrollarse y volverse un superhombre o un gran yogui dinámico.

En este glorioso Día de Año Nuevo haz una firme resolución de borrar todas las viejas Vasanas o tendencias mundanas y las malas impresiones, y de controlar los sentidos y la mente.

Conoce el valor del tiempo. El tiempo es lo más preciado. Utiliza cada segundo beneficiosamente. Vive cada momento de tu vida para la comprensión de tu modelo de perfección y objetivo. No andes con dilaciones. Ese "mañana" nunca vendrá. Ahora o nunca. Abandona el chismorrear ocioso. Mata al egoísmo, la pereza y la apatía. Olvida el pasado. Un futuro glorioso y brillante te está aguardando.

La visión imparcial es la prueba del conocimiento. La generosidad es la muestra de la virtud. Brahmacharya es la prueba de la ética. La unidad es la prueba de la Conciencia del Ser. La humildad es la prueba de la devoción. Por lo tanto, sé solidario, humilde y puro. Desarrolla una visión igualitaria. Mantente en armonía con el Infinito.

Satyam (la verdad) es la semilla. Ahimsa es la raíz. La meditación es la llovizna. Shanti (paz) es la flor. Moksha (liberación) es el fruto. Por lo tanto, di la verdad, practica Ahimsa y meditación. Cultiva Shanti. Conseguirás la emancipación final o la liberación de los obstáculos de nacimientos y muertes, y gozarás de Felicidad Eterna.

Sé un guerrero espiritual de la verdad. Ponte la armadura del discernimiento. Ten puesto el escudo del desapego. Sostén la bandera del Dharma. Canta la canción de Soham o Sivoham. Marcha audazmente con la orquesta del Pranava - Om Om Om. Sopla la caracola del valor. Mata a los enemigos de la duda, la ignorancia, la pasión y el egoísmo y entra en el reino ilimitado del Brahman dichoso. Posee la riqueza imperecedera del Atma. Experimenta la Esencia inmortal divina. Bebe el néctar de la inmortalidad.

¡Que este brillante Día de Año Nuevo y todos los días sucesivos de este año y todos los años futuros también puedan traer éxito, paz, prosperidad y felicidad a todos ustedes! ¡Que todos ustedes puedan recorrer el sendero de la verdad y la rectitud! ¡Que puedan disfrutar la dicha eterna del Absoluto, llevando una vida divina, cantando el nombre de Señor, compartiendo lo que tienen con otros, sirviendo a los pobres y al enfermo con Atma Bhava y fundiendo la mente en la meditación silenciosa en el Ser Supremo!

Sri Swami Sivananda

Jesús ¿dónde estás?

Escrito por yogaenvalencia 25-12-2012 en General. Comentarios (0)


¡Jesús! ¡Luz del mundo! ¡Mi Salvador! ¿Dónde estás?

En esta hora oscura en que la humanidad se precipita hacia su destrucción, ¡hay una urgente necesidad de Ti!

Oh, Salvador, ¿dónde estás? ¿No prometiste que nunca nos dejarías desconsolados y que vendrías a nosotros? Este es en verdad el momento en que deberías revelarte a nosotros de modo que podamos seguirte en paz y regocijo.

¡Ay de mí, mi Buen Pastor! Muchas de Tus ovejas están perdidas. Pero no nos desesperamos. ¡Qué bueno y misericordioso eres! Tienes gran deleite en traer a la oveja perdida de vuelta al redil. Cada oveja perdida suma a Tu deleite. Ven, ven, hay un gran trabajo y mayor deleite esperando por Ti.

Oh, Salvador, ¿dónde estás? En todo el mundo se han construido templos para Ti. De hecho, no hay lugar en el globo en el que las personas no declaren ser Tus seguidoras. En verdad, mi Señor, el sol nunca se oculta en Tu Reino sobre la Tierra. ¡Pero qué desgracia!, la misma gente que Te debe lealtad, se ha rodeado de las malvadas manos de Satán. Intentan servirte los domingos a Ti y el resto de los días a Mammón(dinero).  

Señor, si un hombre Te ama, se adherirá a Tus palabras, el Padre lo amará y Tú vendrás a él y harás Tu morada con él. Hoy la gente recuerda Tu nombre pero ha olvidado Tus palabras – el bálsamo reconfortante, el tesoro inestimable, la fuente de felicidad, el néctar de inmortalidad, la piedra filosofal que transformó al hombre en Divinidad.

Tú nos has dado Tu gran mandamiento: “Ámense unos a los otros como Yo los he amado”, y nos has demostrado con que podías (y lo hiciste) abandonar Tu vida por nuestro bien. En la actualidad, no sólo ha desaparecido ese amor de la faz de la tierra sino que el hombre, en su codicia, temor y odio, está listo para cortar la garganta de su hermano. Oh, Salvador, ¿dónde estás? Ven, ven, antes de que sea demasiado tarde.  

¿Cuándo comprenderá la gente que “la vida del hombre no consiste en la abundancia de las cosas que posee”? ¿Cuándo buscarán el Reino de Dios y dejarán que las otras cosas les sean adheridas según Su voluntad? ¿Puede haber una advertencia más fuerte y clara que la de Tus palabras: “Estén atentos y cuídense de la codicia”?

Oh, Salvador, ¿dónde estás? Ven, ven y recuérdale al hombre que tiene en sus manos una piedra con la cual puede obtener dos frutos de un golpe. Si sólo entendiera Tu precepto: “Vende lo que tengas, distribúyelo en caridad y procúrate bolsas que no contengan oro sino un tesoro en el cielo que no falla, al que ningún ladrón puede acceder, al que la polilla no puede estropear”, no sólo lograría su propia salvación sino que crearía armonía y paz a su alrededor, y habría hermandad y prosperidad en el mundo.

Oh, Salvador, ¿dónde estás? Los hijos por quienes sacrificaste Tu vida – el pobre, el oprimido, el fiel, el perseguido – están oprimidos y privados incluso de lo poco que tienen. Sus opresores a quienes trataste de salvar por medio de Tu mensaje transformador de la vida, el mensaje de Amor y Unidad, están una vez más desviados del sendero de la justicia. Tú has recomendado: “Cuando hagas un festín, llama al pobre, al mutilado, al rengo y al ciego, serás bendito”. ¡Pero en todas partes vemos festines y fiestas, cenas y agasajos en jardines a los cuales sólo están invitados los amigos y vecinos ricos! En Tus sabios consejos estaban las semillas de paz y prosperidad. ¿Y qué hacen? Descartándolas, ellos se reúnen sólo para complotar uno contra el otro y juntos contra un tercero. Ven, oh, Salvador; este es el momento para Tu llamado.

¡Señor! No olvides Tu promesa: “Todo lo que pidan en Mi nombre, eso haré”. Ruego por Tu Santo Nombre Divino: ¡Ven, oh, Supremo Monarca del mundo! Entrónate en los corazones de todos los hombres. Como dijiste, sin Ti, nada puede hacerse. Oh, Salvador, ¿dónde estás? Estás donde Tu Palabra está. Has revelado en Tus dichos luminosos que eres uno con Tu Ley. Esta Ley es la Ley de Unidad, Hermandad, Amor, Humildad, Perdón, Honestidad y Caridad. Te ruego, en este Sagrado Día de Tu Nacimiento en este mundo: Nace otra vez en los corazones de todos los hombres y mujeres en todo el mundo y nace en la forma de esta Ley Divina. Así se salvará la humanidad y así, Jesús, mi Señor, el Hijo de Dios será proclamado como el Eterno Salvador.

¡Ven, Príncipe de la Paz! Por Tu segunda venida están rogando y esperando Tus hijos elegidos, los santos y los hombres de Dios de todo el mundo. Ven en la forma de Tus acaloradas palabras. Ven en la forma del Sermón de la Montaña, cuyas palabras resplandecen con Tu Luz Divina. Viniendo al corazón del hombre, que Tu Palabra se convierta en la sangre de su sangre, el aliento de su vida, el alma de su alma. Sólo así, transformados en imágenes de Tu Palabra, los hombres recobrarán la Vida Eterna, el Gozo Infinito y la Paz Eterna que supera el entendimiento.

En esta Navidad, ¡que el Señor nazca en los corazones de todo hombre y toda mujer en el mundo entero!

Sri Swami Sivananda